Copas cerveceras

Siempre le gustó contar historias y un día descubrió que ser periodista es el mejor trabajo del mundo. En el camino se encontró una pinta de cerveza independiente y fusionó sus dos pasiones en Periodismo Desde la Barra.

Comparte.

Ciudad de México, 15 Mayo de 2019- En 2012, sólo un año después de la primera edición de Copa Cervezas de América, Oscar Garrido se inscribió. Deseaba conocer los comentarios de jueces internacionales sobre sus creaciones, mejorarlas y un día, para nada lejano, darse a conocer en Latinoamérica.

Oscar es chileno y luego de ocho años de hacer vino decidió convertirse en cervecero. En 2011 fundó Cervecería Granizo y en 2015 el nombre de su marca resonó con fuerza en buena parte del Continente.

Su primer triunfo en la copa fue en 2012 con una Pale Ale, en 2013 no hubo justa y en 2014 Oscar volvió a competir, pero debía pasar otro año para que una de las cervezas de Granizo obtuviera el máximo galardón: IRA (Indian Red Ale) fue catalogada como la mejor de América.

Copas cerveceras

“Participar en la copa nos ayudó a mejorar con los feedback que nos llegan de los jueces, en abrir mercado y seguir figurando, esta competencia es muy importante, toda la gente empezó a preguntar quiénes éramos, a querer comprar el producto y se hace mayor difusión”, sostiene.

Granizo pasó de producir 4 mil litros a 6 mil litros mensuales.

La cadena de triunfos se extiende hasta la fecha. Su experiencia en el mundo del vino hizo a Oscar el candidato ideal para especializarse en cervezas añejadas en barricas y es así como en 2016 gana la mejor cerveza chilena con una Sour Barrel Aged y oro con Tue-Tue, una Imperial Stout añejada.

En 2017 es reconocida como la mejor cervecería chilena y la mejor cerveza, y en 2018 obtiene dos medallas de plata y un bronce.

Granizo duplicó su capacidad de producción y se mudó de planta. Actualmente cocina 12 mil litros mensuales.

Copas cerveceras

‘Copas cerveceras hay muchas, pero de pocas se aprende’

Oscar recomienda que antes de inscribirse a una copa hay que capacitarse, probar muchas cervezas y ser autocríticos.

“Hay que saber interpretar el feedback para hacer los ajustes que sugiere, porque pasa que la gente manda sin conocer temas técnicos y se frustra mucho porque no gana, para lograrlo siempre hay que estar aprendiendo. Son muchas copas las que están en el medio, pero son poquísimas las que realmente valen la pena en aprendizaje y nivel comercial”, afirma.

Garrido destaca que Copa Cerveza de América comenzó en 2011 y se rodea de personas muy capacitadas. Es una justa que da visibilidad a las cervecerías, maneja un alto número de entradas y competidores de gran nivel.

Copas cerveceras

Una historia de barricas y microorganismos

Oscar es enólogo y tiene un master en viticultura y enología por la Universidad Politécnica de Madrid. Trabajó en Nueva Zelanda y Estados Unidos, países en donde tuvo sus primeros acercamientos con la cerveza artesanal.

En el primero probó todo lo que había con lúpulos locales y en EU descubrió “un montón de estilos” en Bear Republic, cervecería ubicada muy cerca de San Francisco y vecina de la viña donde Oscar trabajaba y a la que renunció, “los dueños exigían medallas, reconocimiento y publicaciones, pero no querían invertir en el capital humano”.

Entonces regresó a Chile y comenzó a cocinar cerveza en casa en 2009, dos años después dio el salto a lo profesional junto con sus barricas.

Copas cerveceras

Cuando Granizo comenzó había pocas marcas de artesanal en Chile, entre ellas Kross, Spoh y Jester. Oscar estaba listo para entrar al mercado con una visión distinta de hacer cerveza.

Nueve años después la escena cervecera en Chile tiene 60% buenas y 40% malas cervezas, dice Garrido, “ha mejorado bastante porque el público se ha sofisticado probando cosas distintas, hay muchas cervezas importadas buenas y eso se ha traducido en que los cerveceros están con mayores conocimientos, se han capacitado y han trabajado”.

Y es que a partir de Copa Cervezas de América, en 2015 se creó el Instituto Cervezas de América en Chile, que ofrece cursos sobre historia, estilos, degustación y escuelas cerveceras que culminan en una especialización como cervecero o sommelier de cervezas.

“Han tenido estudiantes de práctica que trabajan, aprenden y desarrollan su conocimiento y se han lanzado con algunas cervecerías”, señala.

Copas cerveceras

Cerveza en barricas con un siglo de historia

En junio Granizo comenzará un nuevo proyecto que consiste en revivir microorganismos que están en barricas desde hace cien años.

“Estamos reacondicionando barricas que tienen cerca de 100 años que antes usaron cervecerías y en la producción de manzana en el sur, queremos revivir esos microorganismos que estuvieron ahí un montón de tiempo en la producción de sours”, expone.

Y justamente son las sours las cervezas en las que Granizo planea concentrarse. A la fecha, cuenta con 200 barricas de ron, oporto, bitter y algunas de vino, entre 80 y 90 están llenas, algunas añejándose desde hace tres años y las más recientes hace un mes. Además de sours contienen Barley Wine, Imperial Stout, Imperial Brow Ale, Peanut Butter Porter, entre otras.

Copas cerveceras

Esta cervecería sólo tiene venta en Chile, aunque el año pasado exportó a Brasil y le interesa expandir su mercado fuera del país.

México tiene potencial: Oscar

Oscar ha visitado México en varias ocasiones, las más recientes en la primera y segunda edición de la competencia internacional de cerveza Aro Rojo y realizó un par de colaboraciones con Cerveza Caserío (Tampico) y Cru-Cru (Ciudad de México).

Garrido considera que la cerveza mexicana es de buena calidad y tiene potencial para llevarse más medallas en Copa Cervezas de América. Durante su estancia en el país probó marcas como Hércules, Insurgente y Morenos.

“Tiene bastante acceso a buenos equipos, capacitaciones, una parte es vecina de San Diego y hace cerveza buenísima, pueden comprar muy buenos insumos y usar ingredientes locales muy entretenidos”, comenta.

Copas cerveceras

MÁS SOBRE GRANIZO

12 mil litros es su producción mensual

40% de su producción es de IRA (Imperial Red Ale), la cerveza que los consagró y sigue siendo la consentida de sus consumidores

1, 200 litros es su Brew House

4 fermentadores ay en su planta, 3 con capacidad de 3, 100, uno de 1, 580, otro de 1, 240 y uno de 1, 000

8 personas laboran en la cervecería, incluyendo sus distribuidores

*Imágenes cortesía de Cervecería Granizo


Comparte.

comments