Siempre le gustó contar historias y un día descubrió que ser periodista es el mejor trabajo del mundo. En el camino se encontró una pinta de cerveza independiente y fusionó sus dos pasiones en Periodismo Desde la Barra.

Comparte.

“La meta sigue siendo la misma, tratar de encontrar la sostenibilidad financiera que nos permita seguir haciendo la mejor cerveza”

Luis Osuna, socio fundador de Buqui Bichi

Ciudad de México, Noviembre, 2019- Buqui Bichi, una cervecería enserio. Muchos comienzan  pensando en cómo hacer cerveza, pero esta fábrica sonorense lo hizo con la mirada fija en obtener ganancias lo más rápido posible y capitalizarse, con una plataforma para crecer en el mercado y priorizando el consumo local.

“No estábamos tan jóvenes como para decir me voy a dedicar a esto al 100%. Teníamos familia, trabajos y otros objetivos, entonces se convirtió en un plan de negocios para sacar adelante el proyecto”, refiere Luis Osuna, uno de los socios fundadores de la marca.

El modelo de negocio de Buqui Bichi

Buqui Bichi

“Tiene que ser negocio, de otra forma no vamos a durar”, dice Luis.

Un plan de negocios como la columna vertebral de la cervecería, investigación sobre el negocio de la cerveza y la búsqueda de inversionistas, son los puntos fundamentales de BB, que cuenta con 7 socios.

Una cervecería pequeña con tap room, era la mejor forma de hacer viable el proyecto: venta directa y contacto con los clientes, especialmente cuando había que hacer crecer el mercado.

Era tiempo de buscar al cervecero.

Con una producción actual de 90 mil litros estimados al cierre de 2019, la historia de Buqui Bichi (BB) dio inicio con lotes de 20 litros en un equipo casero, ahí comenzaron a perfilar sus recetas. Entre abril de 2015 y abril de 2016, con Damián Erro como cervecero, BB pensó en una cerveza clara y fácil de tomar, pero también en una IPA lupulosa y aromática.

Buqui Bichi

Fue hasta mayo de 2016 cuando usaron su nueva planta con una capacidad de 5 mil litros mensuales y en agosto abrieron su tap room al público.  Llegado el verano de 2017, BB se vio rebasada por el consumo y empezó un nuevo proyecto de inversión para crecer. Más de un año después recibieron el nuevo equipo y comenzaron a operarlo en abril de 2019, junto con una enlatadora.

Entre ambas plantas BB alcanza una producción mensual de 30 mil litros, lo que representa entre 45 y 50 por ciento de su capacidad instalada. Luis Osuna espera llegar al 100 por ciento el primer trimestre de 2020.

Este año, calcula Luis, BB creó alrededor de 30 nuevas recetas en lotes pequeños, casi todas se venden en sus taps y con la activación de la nueva planta, el menú de experimentales aumentará.

Parte importante de su plan es aumentar la exportación a Estados Unidos, que a la fecha representa sólo 5 por ciento, ya que apenas comenzaron en mayo.

“Tenemos cercanía con Arizona, un mercado interesante y no tan saturado como California. Es nuestro paso lógico para tener un canal muy bien armado”, comenta.

Kölsh, IPA y Amber Ale, son los que estilos que envían.

“Hasta por un tema de riesgo financiero y cambiario, si pudiéramos tener 45% de nuestra producción en EU, dormiríamos muy a gusto”, indica.

Buqui Bichi
Foto: Tec de Monterrey  (En la imagen, Luis Osuna)

En México, además de Hermosillo su cerveza está disponible en San Carlos Guaymas Obregón, a través de una red de licorerías, en Mexicali y Ciudad de México, ésta última en alianza con una empresa de carnes sonorense, que les permite mover en frío su producción.

Luego de su ampliación, BB entró a cadenas comerciales locales, reforzó su equipo de ventas y distribución.

Osuna destaca la importancia de que más cerveceros adopten el modelo de tap room, que para BB es uno de sus principales canales de venta y los ayudó durante su etapa de crecimiento. En su primera fábrica 60% de la producción la vendían en el tap, este año inauguraron un segundo tap y estima que entre 40 y 50 de su cerveza continúa vendiéndose en sus establecimientos.

“Nuestra verdadera vocación y la forma en que podemos contribuir es incrementando el consumo en el mercado local, empezando por Hermosillo, otras ciudades y después fuera del estado. Si podemos lograr que 2 de cada 100 locales nos tomen, estaríamos duplicándolo”, expuso.

El empresario señala la logística para transportar la cerveza como uno de los principales retos de la industria, debido a que la cadena de frío es casi inexistente “y la que va al tiempo es pésima”.

El año de Buqui Bichi
Buqui Bichi
Foto: Copa Cerveza MX

La fábrica de Hermosillo ganó el premio a la mejor cervecería mediana de México, otorgado por Copa Cerveza MX, logro con el que cumple una de sus metas, confirma la calidad de su cerveza y le permitirá llegar a más puntos de venta en el país.

“El premio es una validación de que la calidad y consistencia de la cheve van por muy buen camino, siempre hay un espacio para mejora, la meta sigue siendo la misma, tratar de encontrar la sostenibilidad financiera que nos permita seguir haciendo la mejor cerveza”.

El crecimiento de BB estaba proyectado para 2019, sin embargo, su plan se vio retrasado por la instalación del equipo y los ajustes en las recetas para mantener la consistencia y calidad.

“Tenemos planes en otras ciudades de Sonora con inversionistas, creemos que probablemente estemos consolidando 2 o 3 de esos proyectos fuera de Hermosillo en 2020, si logramos todo esto 2020 tiene que ser el año de Buqui Bichi”.

Se necesitan más jugadores serios

Buqui Bichi

Aunque el número de cervecerías independientes crece, la participación en el mercado sigue siendo minúscula, para Osuna el término artesanal genera una barrera con el consumidor.

“Nos hemos clavado en atender muy bien un nicho y está muy contento, con los festivales como Cerveza México, los de Guadalajara, Ensenada, Monterrey, pero si queremos movernos de ese porcentaje, necesitamos que la cerveza sea para todos”, expone.

A la par, considera que hacen falta más jugadores serios en la industria, con productos consistentes y visión de negocios.

Para que una cervecería sea negocio le tienes que invertir y es mucho dinero. Una planta chiquita, con equipo de segunda para que me salga barato, nunca va a ser negocio, se requiere cierto volumen para vender a precio competitivo, pagar impuestos y darle la vuelta al dinero”, indica.

Para cerrar el año, BB tendrá una barra en el estadio de béisbol y será el bar dentro de un mercado de cocinas colaborativas.

¡En la segunda entrega, te contaremos las historias de Damián, Sergio y Germán, cerveceros de Buqui Bichi!

*Imágenes cortesía de Buqui Bichi 


Comparte.

comments